Tipos de hipotecas: Guía para escoger la mejor

Existen tres tipos de hipotecas: fijas, variables y mixtas. Elegir entre estos créditos puede resultar difícil, teniendo en cuenta el contexto actual. La crisis de la vivienda, los tipos al alza, el Euríbor a más del 4%, la inflación y la geopolítica mundial hace que escoger el tipo de hipoteca que más te conviene no sea una tarea tan sencilla. En este artículo te contamos cómo elegir el crédito hipotecario que se ajuste a tus necesidades.

¿Cuáles son los tipos de hipotecas?

No hay un tipo de hipoteca mejor que otro y el cliente, en líneas generales, no sabrá si ha tomado una buena decisión hasta el momento que termine de pagar el crédito. Esto se debe a que el Euríbor, que es el índice por el que se rigen los intereses hipotecarios, se encuentra en constante evolución. Entonces, ¿Cómo escoger el mejor préstamo hipotecario? Para ello es necesario tener en cuenta el perfil del solicitante.

Si no sabes qué crédito te conviene, acércate a InmoRenta. Nuestro equipo de expertos puede aclararte todas tus dudas sobre los tipos de hipotecas y prestarte un asesoramiento para saber cuál te conviene más.

Hipoteca a tipo fijo

La hipoteca a tipo fijo es un préstamo en el que se paga lo mismo cada mes, durante el tiempo que el crédito esté activo. Esto supone pagar cuotas estables sin importar la subida o bajada del Euríbor, así como otros índices de referencia. En cualquier caso, los clientes pueden renegociar o refinanciar la hipoteca e, incluso, pasarse a un tipo variable. Este tipo de hipoteca suelen escogerla los clientes más prudentes.

Fija, variable o mixta: Descubre qué tipos de hipotecas hay y cuál te conviene más

Dentro de las hipotecas a tipo fijo también hay ciertos matices a considerar. Cuando el Euríbor se mantiene a la baja, es más probable que el tipo de interés de las hipotecas fijas suba. Esto ocurre al momento de la contratación, pues si el Euríbor baja, los bancos intentan firmar hipotecas fijas por cuotas más altas. Por lo tanto, lo más aconsejable es contratar una hipoteca fija de tipo reducido. El interés se sitúa alrededor del 3% y suele venir con algunas condiciones por parte de la entidad financiera como domiciliación de nómina y contratación de seguros para el hogar.

Tipos de hipotecas: el inconveniente de la evolución del Euríbor

En la hipoteca variable, los tipos de interés dependen del Euríbor y su evolución. Cuando este índice de referencia cotiza a la baja, las cuotas del crédito son más asequibles. Sin embargo, cuando sube, las mensualidades son más altas. Es decir, no se paga el mismo importe cada mes.

¿A quién conviene este tipo de hipotecas? El Euríbor cotiza, actualmente, a más del 4%, por eso es que los créditos variables suelen convenir a los clientes dispuestos a arriesgarse, sin importar las variaciones del índice de referencia. Es muy importante que el solicitante cuente con los medios suficientes para sufragar las cuotas sin que esto suponga una dificultad.

Hoy en día, las instituciones financieras buscan que los clientes soliciten este tipo de hipotecas, pues son más rentables para los bancos. Es por eso que ofrecen intereses más bajos a cambio de domiciliar la nómina o contratar seguros de vida y para el hogar.

Hipoteca mixta, ¿La mejor opción?

Cuando se trata de tipos de hipotecas, la mixta es la que puede resultar más atractiva para los consumidores. Es una mezcla entre las hipotecas fijas y variables. Con una hipoteca mixta se paga un interés fijo durante los primeros años; dependiendo del banco, el período puede ser de entre cinco y 15 años. La ventaja es que el tipo de interés suele ser más bajo que el de la hipoteca fija.

Transcurrido ese período de tiempo, entonces la mensualidad cambia y se convierte en una cuota a tipo variable. Es decir, se tienen en cuenta las variaciones del Euríbor. Al principio pagarías una cuota estable, más reducida que la hipoteca a tipo fijo y que, hoy en día, puede resultar conveniente debido a que el Euríbor cotiza a más del 4%.

Las hipotecas mixtas son una buena alternativa para las personas que no tienen inconveniente en pagar una mensualidad fija y estable durante los primeros años y que, además, no encuentran una oferta a tipo fijo que les convenga. Para evitar los inconvenientes del Euríbor, los clientes pueden adelantar mensualidades, cosa que supone una reducción del plazo.

Gracias a la subida del Euríbor y al encarecimiento de las hipotecas fijas, hoy en día puedes encontrar muchas ofertas de hipotecas mixtas. De nueva cuenta, cada banco tiene sus condiciones para la contratación. Hay algunos que, además de domiciliar la nómina y contratar seguros de vida y el hogar, piden comprar una vivienda que sea sostenible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que te pueden interesar

× ¿En qué podemos ayudarte?